Porque los tiburones han hecho de sus aguas, su hábitat natural

El gran tiburón blanco habita en las aguas de nuestra península. En esta región existen dos grupos, o agregaciones de tiburones blancos adultos, como les nombran los biólogos: una en la Isla Guadalupe, que se encuentra a 241 km frente a las costas del municipio de Ensenada, y en las Islas Farallón, localizadas a unos 43 km de las costas de San Francisco, en Estados Unidos. Un estudio realizado por investigadores del CICESE estimó que la población total de tiburones blancos en Isla Guadalupe es de 113 individuos, mientras que en las Islas Farallón existe una agregación estimada en 219 ejemplares, según determinó otro equipo de investigadores estadounidenses.

Porque de las dos grandes penínsulas que tiene México, ésta es la mayor…

Durante mucho tiempo, los españoles que la descubrieron pensaron que se trataba de una isla, cuando en verdad es una larga y estrecha franja de tierra que mide casi 1,500 kilómetros de longitud y tiene más de 3 mil kilómetros de costas.

Porque su geología es diferente…

La península está constituida por un batolito, es decir, un núcleo masivo compuesto principalmente por un tipo de roca llamado granito. Esta roca es intrusiva -no se forma en la superficie, sino en el interior de la corteza- y su edad oscila entre 80 y 140 millones de años. Este batolito peninsular forma el sistema montañoso que recorre longitudinalmente la península.

Porque se separa poco a poco del resto del país…

La península de Baja California es parte de la placa del Pacífico mientras que el resto de México se ubica en la placa de Norteamérica. El proceso de separación entre ambas ha tomado más de 5 millones de años, y aún hoy se mantiene activo a lo largo del sistema de fallas conocido como San Andrés.

Diversos estudios han demostrado que el movimiento relativo de una placa con respecto a la otra es de aproximadamente 6 centímetros por año, con dirección hacia el noroeste. Como producto de esta separación, se formó el Golfo de California, y llegará el día -dentro de millones de años- en que la península será realmente una isla.

Porque tiembla mucho

En Baja California tiembla debido al proceso activo de separación entre la península y el resto del país. Una gran cantidad de esta actividad sísmica se concentra a lo largo del sistema de fallas conocidas como San Andrés-Golfo de California.

En la región norte existen varias fallas importantes: el sistema de fallas Imperial, Cerro Prieto, Cucapá y Laguna Salada en la región del Valle de Mexicali; las fallas de Sierra Juárez, San Pedro Mártir, San Miguel-Vallecitos, Tres Hermanos y Agua Blanca en las sierras peninsulares de Baja California, y frente a las costas de Baja California, en el océano Pacífico, se localizan las fallas Coronado Banks, San Diego y de San Clemente. Al sur de la península, en la región de La Paz y Los Cabos, existen cinco fallas: de oeste a este son la falla El Carrizal, La Paz, San Juan de los Planes y San Bartolo y San José del Cabo. Debido a su intensa actividad sísmica, esta región ha sido estudiada por los sismólogos del CICESE desde los años 70. Ellos han colocado numerosos instrumentos llamados sismógrafos y acelerógrafos para conocer cuándo, dónde y cómo se mueve el suelo durante un sismo. Con esta información se pueden construir edificios más seguros y planear el crecimiento de las ciudades.

Porque tiene dos variaciones climáticas graduales…

Una de norte a sur, desde el clima templado del noroeste hasta el tropical en el extremo sur.

Y otro gradiente que va de este a oeste, y se caracteriza por una larga cadena montañosa transpeninsular y la influencia de dos masas de agua: la fría del Pacífico y la cálida del Golfo de California.

¡Las ballenas grises son bajacalifornianas!…

¡Las ballenas grises son bajacalifornianas! Nacen principalmente en las lagunas costeras de Guerrero Negro, San Ignacio y Laguna Manuela, a donde llegan los papás cada invierno procedentes de los mares de Alaska y Rusia. Recorren entre 15 y 20 mil kilómetros sólo para venir a reproducirse a nuestro país. Estas cálidas y poco profundas lagunas son usadas como zonas de reproducción y crianza.

¡Vaquita marina!…

El Alto Golfo de California es hogar de la vaquita marina, el único mamífero marino endémico de México, y que está en peligro de extinción.

Porque sus ecosistemas terrestres son producto del “efecto de insularidad”…

En los últimos 50 millones de años, lo que hoy es la península de Baja California estuvo sometida a procesos de inundación y emergencia causadas por grandes oscilaciones en el nivel del mar. Tres zonas nunca se sumergieron y fueron refugio para muchas especies: la zona templada mediterránea del noroeste; el desierto del Vizcaíno en el centro de la península (región árida de transición), y la región de Los Cabos, en el extremo sur, que es tropical.

Estos aislamientos propiciaron lo que los biólogos llaman un “efecto de insularidad”, es decir, haber evolucionado como si fueran islas. Este efecto favorece al desarrollo de especies que habitan únicamente en estos lugares, conocido como endemismos.

En estos climas variados viven cerca de 3 mil 500 especies de plantas, 180 especies de reptiles y 109 de mamíferos. Muchas de estas especies son endémicas y, por habitar en el desierto, son en extremo vulnerables a su extinción. Científicos del CICESE han descrito 6 nuevos especímenes de insectos peninsulares endémicos.

Se calcula que debido a este aislamiento evolutivo de su flora y fauna, 30% de la riqueza biológica de la península es endémica. Por ejemplo, en la región existen 206 especies de hormigas, de las cuales, 170 son especies de hormigas nativas; es la diversidad de la flora de la península el factor más importante que ha provocado la riqueza de especies de hormigas.

Un escarabajo del género Atemeles sp. que vive en Isla Guadalupe es el único que logra ser adoptado por las colonias de hormigas. Este escarabajo secreta una sustancia que imita el olor de las hormigas. Si el escarabajo logra convencer a la hormiga, ésta lo cargará hasta el interior del nido y será parte de la colonia.

La primera colección de insectos en Baja California se integró en el CICESE a principios de este siglo, en 2002, con una base de especímenes representativa y de referencia que ha ayudado a entender la riqueza de la fauna invertebrada de la península. En ella se han descubierto 6 nuevos especímenes, los cuales solamente existen en la península de Baja California. Se sabe que existen muchos insectos más por descubrir.

Porque sus alrededores concentran la mayor cantidad de islas en México…

En el proceso de formación del Golfo de California surgieron también más de 920 islas, islotes y rocas, que le dan carácter y diversidad a esta región. Las dos más grandes de México se encuentran aquí: Tiburón y Ángel de la Guarda, mientras que en el Pacífico destacan Guadalupe e Isla de Cedros.

Su aislamiento y sus procesos naturales permiten probar teorías sobre formas de evolución, tasas de extinción y colonización de especies, así como las interacciones entre éstas y su adaptación a los ambientes insulares. Por ejemplo, los ecosistemas de insectos que, aparte de la luz del sol, solamente reciben flujos de energía para su subsistencia -principalmente alimento- del exterior, lo que los hace únicos.

Por ello, estas islas son ricas en especies que no se pueden encontrar en ninguna otra parte del planeta, principalmente de cactáceas, reptiles y mamíferos. Muchas de ellas se han mantenido como ecosistemas intactos, por lo que los científicos las consideran laboratorios naturales, de los muy pocos que todavía existen en el mundo.

Porque los tiburones han hecho de sus aguas, su hábitat natural…

En aguas de Bahía de los Ángeles, en la costa oriental de Baja California, entre el inhóspito desierto bajacaliforniano y las productivas aguas del Golfo de California, entre junio y diciembre de cada año podemos encontrar juveniles de tiburón ballena. Estos tiburones son animales apacibles que no representan riesgo alguno para el ser humano. Bahía de los Ángeles es uno de los pocos sitios en el mundo donde se presentan agrupaciones de tiburón ballena. La morfología del suelo marino y de la costa, los patrones de vientos que favorecen la mezcla de la columna de agua, la temperatura y alta productividad del Canal de Ballenas, hacen de esta bahía un hábitat donde la especie se congrega estacionalmente.

Por la diversidad y abundancia de sus recursos marinos…

La abundante diversidad de las especies marinas está determinada por las características de las aguas que la rodean. Al este, el cálido mar cerrado del Golfo de California, que surgió en el espacio que se abrió al irse separando la península. Y al oeste, el océano Pacífico, dominado por las aguas frías de la Corriente de California que corre paralela a la costa desde Columbia Británica, en Canadá, hasta el extremo sur de la península, abarcando unos 200 a 400 kilómetros de ancho y no más de 100 metros de profundidad. Esta corriente avanza con un flujo promedio de 25 centímetros por segundo. Además, los vientos predominantes del noroeste originan afloramientos de aguas profundas aún más frías y ricas en nutrientes que provocan, a su vez, grandes proliferaciones de fitoplancton, base de la cadena trófica – también conocida como cadena alimenticia-.

Una productividad primaria así de grande permite sostener mayores eslabones en la cadena alimenticia. Por ejemplo, los mares que rodean la península de Baja California son tan ricos, que en 2011 se extrajo de aquí 73 por ciento de la producción pesquera nacional, y se produjo más de 50 por ciento de la producción por acuacultura. Además, en estas aguas viven 95 por ciento de las especies de ballenas, delfines, lobos marinos y focas que se conocen en México. Solamente en el Golfo de California habitan 33 especies de cetáceos (ballenas y delfines) -casi la mitad del total del planeta-, incluida la ballena azul, el animal más grande del mundo. También es hogar de la vaquita marina, el único mamífero marino endémico de México, el cual está en peligro de extinción.

El Golfo de California es conocido como “el acuario del mundo”, como lo llamó el submarinista francés Jacques Yves Cousteau, por su extraordinaria riqueza biológica y belleza natural.

Porque el fondo marino del Golfo de California es muy dinámico…

En principio, el fondo del golfo es abrupto. En promedio no sobrepasa un kilómetro de profundidad, pero tiene valles y cañones submarinos que forman abismos de más de 3 kilómetros.

Es, además, de los pocos lugares en el mundo donde existen cascadas submarinas de arena y chimeneas hidrotermales. Estas chimeneas o ventilas hidrotermales son fisuras en el piso oceánico de las que sale agua muy caliente, a manera de géiser submarino, de 350 a 400 grados centígrados.

En este ambiente donde nunca llega la luz del sol, se sustentan comunidades que aprovechan las sustancias químicas que emanan de las ventilas, principalmente sulfuros y sulfatos. Así, las bacterias son las primeras que fabrican su propio alimento a partir de estos compuestos, y no las plantas, pues éstas requieren luz solar.

El fondo del golfo, que es el límite entre dos placas tectónicas, es además sitio donde se crea nuevo piso oceánico. Esto se manifiesta con un vulcanismo activo, aunque poco espectacular debido a la gran cantidad de sedimentos que tapizan el fondo.

Porque se han introducido aquí, antes que en ninguna otra parte de México, tecnologías que ayudan a conservar los recursos naturales…

La Acuaponia es la combinación de un cultivo de peces y uno de plantas que permite generar alimento en regiones donde las condiciones climáticas extremas dificultan la siembra.

Con su clima semiárido, Baja California es una región ideal para implementar cultivos acuapónicos, pues optimizan hasta 90% el uso del agua. Desde 2006 comenzaron tanto los cultivos comerciales por parte de la empresa “Acuicultura del desierto” en San Antonio de las Minas, como programas de investigación formal en el CICESE. Mientras la tilapia es el pez que más se cultiva en acuaponia, la producción de plantas abarca albaca, calabaza, flores, tomate bola, fresa, berenjena, menta, sandía, lechuga, tomate saladet y chile habanero manzano.

Porque se han introducido aquí, antes que en ninguna otra parte de México, tecnologías que ayudan a conservar los recursos naturales…

En lo que se refiere a bancos de germoplasma, que son depósitos donde se puede mantener y preservar a temperaturas extremadamente bajas el material genético de especies de importancia biológica o económica, el primero dedicado exclusivamente a especies acuáticas se creó en el CICESE en 2005.

Cuatro años después pasó de ser un proyecto piloto a un banco periférico nacional, al crearse en octubre de 2009 el Subsistema Nacional de Recursos Genéticos Acuáticos (SUBNARGENA), donde se resguardan en ultra congelación muestras de germoplasma – como esperma, ovocitos y embriones- de trucha, tilapia, lenguado, totoaba, botete, bacalao negro, ostión, abulón, almeja y ostión. Este banco de germoplasma tiene capacidad para almacenar 700 mil muestras en nitrógeno líquido, a temperaturas entre -80oC y -196oC.

Porque tiene dos variaciones climáticas graduales…

Una de norte a sur, desde el clima templado del noroeste hasta el tropical en el extremo sur.

Y otro gradiente que va de este a oeste, y se caracteriza por una larga cadena montañosa transpeninsular y la influencia de dos masas de agua: la fría del Pacífico y la cálida del Golfo de California.

Porque tiene dos variaciones climáticas graduales…

Una de norte a sur, desde el clima templado del noroeste hasta el tropical en el extremo sur.

Y otro gradiente que va de este a oeste, y se caracteriza por una larga cadena montañosa transpeninsular y la influencia de dos masas de agua: la fría del Pacífico y la cálida del Golfo de California.

Falla de Vallecitos

Falla de San Miguel

Falla Imperial

Falla de los Tres Hermanos

Falla de Agua Blanca

Falla de San Pedro Mírtir

Falla de Tiburón

Falla de Ballenas

Falla de La Paz

Falla San Juan de los Planes

Falla El Carrizal

Falla Bartolo

Falla San José del Cabo

Sierra de Juárez

Sierra Cucapah

Sierra San Pedro Mártir

Sierra San Borja

Sierra San Francisco

Sierra Santa Lucia

Sierra La Giganta