Acuaponia para las zonas áridas de México

Baja California es uno de los estados más áridos de nuestro país, donde casi un tercio de la población que vive en la zona costa se dedica a la actividad agroindustrial. Pero la escasa lluvia y los escenarios

Una alternativa es desarrollar la acuaponia en sistemas agroindustriales viables, y producir comercialmente en ellos especies acuícolas, hortalizas orgánicas, así como especies aromáticas.
Se conoce como acuaponia al sistema sustentable de producción de plantas y peces que combina la acuicultura tradicional con la hidroponia, un sistema cuya popularidad ha crecido en México, Australia, EUA, Holanda y Corea, entre otros.
I. ¿Qué es la acuaponia?
La acuaponia consiste en la integración de dos tipos diferentes de cultivos: la acuicultura, donde se producen animales acuáticos, generalmente peces de agua dulce, y la hidroponia, donde el cultivo de plantas se realiza sin necesidad de suelo, sino en sustratos inertes y usando agua a la que se han añadido los ingredientes nutritivos. La integración entre ambos se da a través de un sistema que permite recircular el agua.
En un cultivo acuapónico el agua se utiliza de manera más eficiente, pues apenas 10 por ciento del volumen total necesita recargarse. Ocupa menos espacio y se controlan mejor variables como la temperatura, concentración de oxígeno y de sólidos suspendidos, además de que los peces pueden cultivarse de manera hiperintensiva, es decir, en volúmenes mucho mayores que en un cultivo tradicional.
El sistema conjunta una serie de componentes que van a crear un ambiente artificial con las condiciones favorables para producir peces, langostinos y otros animales acuáticos, así como plantas, de manera confiable, económica y compatible con el usuario.

¿Sabías que...
... en lugar de suelo, para cultivar plantas en un sistema acuapónico se utilizan diversos sustratos inorgánicos y orgánicos como piedra pómez, lana mineral, espuma de poliuretano o fibra de coco?
II. ¿Cómo funciona?
La acuaponia es un sistema de producción acuático cíclico; es decir, que alterna nutrientes entre el cultivo de organismos acuáticos y el de plantas. El agua residual de los peces, que contiene altas concentraciones de nutrientes excretados por los organismos, funciona como fertilizante orgánico para las plantas, y éstas, a su vez, limpian el agua de residuos de orina y excremento de los peces.
Como resultado, se reduce 90 por ciento el uso de agua fresca en comparación con el proceso utilizado tradicionalmente en granjas de peces, además de que se reduce significativamente el uso de nutrientes para el cultivo de plantas, tales como fertilizantes.
Existen varios tipos de sistemas que pueden utilizarse: de tipo balsa o “raft”, aeropónico, tipo holandés o DFT/NFT. Determinar cuál es el más adecuado depende de varios factores, como la inversión que se desea realizar, el espacio disponible, el tipo de producción deseada (investigación, piloto o comercial), el equipo y personal que se tiene, las especies de peces o de plantas que se desea cultivar. Incluso el mercado, la presencia de plagas o enfermedades y sus opciones de control, van a determinar cuál sistema debe usarse.

Mito: No es posible cultivar peces marinos en sistemas acuapónicos.
Realidad: La realidad es que no hay plantas terrestres que toleren la salinidad del agua de mar, pero la opción es cultivar macroalgas. Para esto, es necesario cambiar el concepto mismo acuaponia, pues las especies a cultivar, el área y la productividad serán diferentes. Se requieren especies muy específicas, orientadas al consumo humano en restaurantes, para que tengan mercado asegurado.
III. Sistema holandés en BC.
Por su sencillez y versatilidad, el sistema holandés de cultivo acuapónico es uno de los más utilizados en Baja California. Utiliza riego por goteo y se ha utilizado para producir rosas, tomates, pepinos, cebollas y zanahorias.
Los ensayos con este sistema se han realizado ampliamente en el CICESE desde hace años, y actualmente los estudios se han centrado sobre todo en la producción de tilapia y chile habanero.

¿Sabías que...
... para mantener la salud de los cultivos no puedes usar herbicidas, plaguicidas ni fungicidas, sino agentes biológicos como chile, tabaco, ajo, ricino o insectos que se alimentan de parásitos?